en Protección de Datos Personales

Comprueba tú mismo cómo te pueden identificar de forma única con tu sombra digital

En un artículo anterior hablábamos de cómo los metadatos generan una peligrosa sombra digital sobre nosotros que permiten a las Big Tech, como grandes brokers de datos, construir enormes silos con expedientes individuales de cada uno que luego usan en provecho propio y perjuicio ajeno, bajo capa de bien.

Los metadatos son datos personales y nos identifican de forma indirecta con la misma seguridad con la que lo hacen los identificadores directos como el nombre y apellidos. Mediante acumulaciones masivas de nuestros datos personales otros construyen enormes bosques digitales con los que trafican a nuestra costa. 

Muchos consideran que la identificación y la autenticación convencionales, basadas en nombre de usuario y contraseñas, podrían ser sustituidas por patrones de comportamiento que, al ser tan exclusivos, nos hacen identificables porque la huella digital que dejamos es única.

Para que te hagas una idea más exacta, como una imagen vale más que mil palabras, puedes testearte tú mismo, activando la casilla de usar una empresa real rastreadora para la prueba, en Panopticlick para que veas tu huella digital.

Después, cuando tengas el resultado, pulsa en “show full results for fingerprinting” y podrás ver la cantidad de parámetros y scripts que se usan por los servicios de terceros para considerar única e inequívoca tu identificación. Se comprueba que con tantos indicios no les hace falta ponernos nombres y apellidos porque ellos ya nos ponen un identificador.

Como venimos diciendo habitualmente, puede que tú no seas suficientemente consciente de lo que valen tus datos, pero otros sí lo son y por eso te rastrean todo lo que pueden. Quieren información sobre cada uno porque la información es poder.

En esta charla en el TEDx que Gary Kovacs, de la Fundación Mozilla, impartió hace años, pero que sigue vigente, demuestra cómo eres seguido por una gran cantidad de servicios cuando entras en una página web llena de trackers.

Si no tienes tiempo para ver la charla entera, que solo dura seis minutos, puedes irte al minuto 2:37 y comprobar en una infografía dinámica creada con Collusion, un plugin del navegador de la fundación Mozilla, Firefox, los trackers que hay en las páginas web, aunque te animo a ello aunque sea aumentando la velocidad del reproductor.

En ella Gary Kovacs subraya que lo relevante sucede cuando yo no doy mi consentimiento a ser seguido; que existe un gran negocio detrás del seguimiento que hace años ya representaba un volumen de miles de miles de millones de dólares y que en dos horas de navegación en sitios de niños ya había un seguimiento por parte de decenas de empresas.

Los trackers son los virus de la privacidad, y hasta que no se prohíban, nos vemos obligados a tomar medidas como configurar bien nuestros navegadores; usar chats cifrados o evaluar las aplicaciones a usar con una perspectiva de privacidad previa.